Victor Jara e a Ciudad del Pico

"Somos cinco mil aquí.

En esta pequeña parte de la ciudad.

Somos cinco mil.

 

¿Cuántos somos en total

en las ciudades y en todo el país?


Somos aquí diez mil manos

que siembran y hacen andar las fábricas.


¡Cuánta humanidad

con hambre, frío, pánico, dolor,

presión moral, terror y locura!

 

Seis de los nuestros se perdieron

en el espacio de las estrellas.

Un muerto, un golpeado como jamás creí

se podría golpear a un ser humano.

Los otros cuatro quisieron quitar

se todos los temores, uno saltando al vacío,

otro golpeándose la cabeza contra el muro,

pero todos con la mirada fija de la muerte.


¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!

 

Llevan a cabo sus planes con precisión artera sin importarles nada.

La sangre para ellos son medallas.

La matanza es acto de heroísmo.

 

¿Es éste el mundo que creaste, Dios mío?

¿Para esto tus siete días de asombro y trabajo?


En estas cuatro murallas sólo existe un número que no progresa.

Que lentamente querrá la muerte.


Pero de pronto me golpea la consciencia

y veo esta marea sin latido

y veo el pulso de las máquinas

y los militares mostrando su rostro de matrona lleno de dulzura.


¿Y Méjico, Cuba, y el mundo?

¡Qué griten esta ignominia!


Somos diez mil manos que no producen.

¿Cuántos somos en toda la patria?


La sangre del Compañero Presidente

golpea más fuerte que bombas y metrallas.

Así golpeará nuestro puño nuevamente.

 

Canto, que mal me sales cuando tengo que cantar espanto.

Espanto como el que vivo, como el que muero, espanto.

De verme entre tantos y tantos momentos del infinito

en que el silencio y el grito son las metas de este canto.


Lo que nunca vi, lo que he sentido

y lo que siento hará brotar el momento...."

"Victor Jara, na ocasião do golpe militar chileno, quando foi preso junto com os estudantes que resistiam na universidade, aos quais ele encorajava com sua poesia e música emocionantes. Escreveu esse poema já ensanguentado, e conseguiu entregá-lo à um companheiro antes de ser arrastado para fora do estádio, sendo encontrado mais tarde com sinais de muita tortura e 34 balas pelo corpo. Assim morre um guerreiro... Os militares odiavam-no em especial, pois suas canções tinham grande influência."

Fala, Franz. Valeu pela

Fala, Franz. Valeu pela visita e comentário. O tipo de haikai que tentei fazer ali segue mais uma linha bem brasileira (que deixa a tradicao oriental de lado). O que se busca ali é uma sacada, um insight, a partir da observacao da realidade nua e crua... ali faco uma brincadeirinha com essa atitude mesma... Abraços, jeff

Comentar

O conteúdo deste campo é privado não será exibido ao público.
  • Endereços de páginas de internet e emails viram links automaticamente.
  • Tags HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Quebras de linhas e parágrafos são feitos automaticamente.

Mais informações sobre as opções de formatação